Welcome

Bienvenido al burdel de las palabras,
dónde las más putas palabras
se desnudan para deleitar tus oidos,
excitar tus sentimientos
y empalmar tus emociones.

jueves, 7 de octubre de 2010

Amante Ausente



23:13


Tumbado en mi ruidosa cama
escucho la radio y mi escandalosa respiración.
Y aprovecho,
para volver a escribir
a mi amante ausente.
Me recreo en su vello,
su fino vello que claramente
cubre sus brazos.
Ignoro la forma de su pelo,
y nunca me importó,
sinceramente,
el suyo color,
al igual que su piel
u ojos,
no importa,
solo el corazón.
Me basta con unas orejas
que me escuchen,
unos labios que me susurren
"denúdame otra vez..."
Unos ojos que me infundan
valor para seguir respirando
tras una alocada noche de sensaciones varias,
desde el más frío pudor,
hasta la más cálida pasión.
Pido unas manos artistas,
que construyan por donde pasen.
No quiero senos exuberantes,
ni caderas hormiga.
Quiero unas caderas que se
contorsionen por encima
de mi cuerpo.
Una lengua húmeda y cálida
recorriendo mi cuello,
y sentir de nuevo
la sensación de estar vivo.
Pienso en una mujer
con la que compartir
esas respiraciones blanquecinas
después de hacer el amor.
Piernas infinitas, por las que perderme
desde tus pies,
hasta ese monte lejano.
Simplemente,
quiero a esas mujer que te abraza
al dormir por sentirse segura contigo.
Notar toda su alma,
su respiración dormida y monótona
sobre mis labios,
sus pechos duros clavándome
sus dos coronas.
Sujetarte las caderas,
por miedo a tu fuga,
y ver, que en contra a mi temor,
se acercan más,
hasta notar su cabeza
encima de mi hombro.
Esa, es la sensación más hermosa
que jamás nadie, disfrutará tanto como yo.
Tus pies fríos, se frotan
contra mis piernas inconscientemente,
mientras yo ando anonadado
apartando el cabello de tu tez impasiblemente alegre.
Y sonrío sinceramente.

Y te escribo a ti,
amante ausente,
allá donde habites,
y para cuando nos presenten.



3 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog, muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias :)

    Son pequeñas cosas que uno se suele guardar, y son totalmente inesperadas.

    ResponderEliminar