Welcome

Bienvenido al burdel de las palabras,
dónde las más putas palabras
se desnudan para deleitar tus oidos,
excitar tus sentimientos
y empalmar tus emociones.

lunes, 29 de noviembre de 2010

A una nariz de distancia.


Hay noches, en las que cambian cosas.

En las que encuentras medicinas.

Por ejemplo, sabes cómo solucionar

tu maldito problema de insomnio.

Simplemente necesitaba dormir

abrazado de una niña linda.

Si puede ser,

a una nariz de distancia.

Hay noches, en las que aprendes

a conocer nuevas ciudades,

con sus gentes,

con sus inconvenientes

-es mentira, realmente

intentas conocer a esa niña,

a poder ser,

a una nariz de distancia-.

Noches en las que alcanzas

un gran éxito y sonríes por ello.

Y porque estás de ella

a una nariz de distancia.

También, en esa noche,

te cuestionas tantas cosas,

simplemente, por una mísera

nariz de distancia.

Las cosas más simples y estúpidas

te parecen perfectas.

Y tan estúpidas como

una farola en una caja.

Noches en las que no te importa el frío,

y te fumas un cigarro sobre las vías

con ella, rezando para que sea

a una nariz de distancia.

Te ocurren cosas tan maravillosas

que hasta los estándares de medición

los mandas al carajo.

Para mí, ya no existen ni metros ni millas,

simplemente, mido

por narices de distancia.

A poder ser, por favor,

solo una nariz de distancia.

Y si no es mucho pedir,

a una nariz de distancia de ti.




2 comentarios:

  1. Es precioso, realmente precioso y quizás algo emotivo.
    A una nariz de distancia...

    ResponderEliminar